[Sin título]

Estática.
Todo es estática. Cada sonido en un zumbido, ruido blanco que ahoga cualquier significado en lo que pueda escuchar. Intento agudizar mi oído, pero solo sé que le gente me habla porque veo sus labios moverse frenéticamente, impacientes y molestos porque no entiendo lo que dicen.

Mis ojos son incapaces de enfocar; hay una niebla, densa y pesada, justo encima de mis párpados. La puedo sentir, como si fuera una presencia física que intentara cerrar mis ojos. Tengo sueño todo el tiempo. No hay mayor placer que cerrar los ojos, aunque sea por un momento. Las cosas y la gente pasan a mi alrededor, pero son solo sombras que tengo que descifrar para reconocer.

Todo es gris y borroso, como una tele descompuesta. Mis sentidos se han entorpecido al punto en el que, sin un esfuerzo consciente, todo puede pasarme de largo sin que me percate, como cuando alguien lee un libro y002 llega al final de la página y se da cuenta de no haber entendido nada.

Todo discurso es la mera enunciación de palabras y he descubierto que puedo hacerlo de manera automática, de forma que no necesito poner atención en lo que yo mismo digo, mucho menos en lo que dicen mis interlocutores. Soy una colección de frases preprogramadas que puedo insertar en una conversación, juzgando solamente por el tono con el que me hablan. “Claro”, “Ah, si?”, “Bueno”, “Luego vemos”.Quiero salir de esta niebla. Quiero volver a ver el sol. Necesito abrasarme en sus rayos y sudar y cansarme y perder el aliento. Tengo que ajustarme y afinar mi percepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *